Molinos de viento

En los territorios ribereños de islas ventosas y de pocos ríos, los molinos de viento con caballete, con cuerpo entero giratorio (pukktuulik), molturaron granos para panificar durante muchas generaciones. Fueron muy singulares los molinos pequeños que servían para una sola familia. Había similitud con los antiguos molinos de las fincas de Escandinavia y de la parte occidental de Finlandia.

Los pukktuulikud -molinos de viento con caballete- conocidos como molinos daneses, son de dos pisos. El cuerpo de tablas está fijado sobre base de una gruesa columna -tronco madre- al que se sujeta una rodadera que le permite al cuerpo rotar, y sobre la cual se sostiene el techo intermedio. En el piso superior queda el mecanismo de molienda: eje de las aspas con la rueda catalina que imprime movimiento a las muelas. Se echan los granos encima del ojo central de la piedra sobre una caja en forma de embudo -tolva-. De acá, los granos caen entre la volandera y la solera, y la harina ya molida se desliza en la caja que se halla en el primer piso. En la parte inferior de la escalera se encuentra fijada la palanca para hacer rotar al molino buscando viento. Los molinos estonios tenían por lo general cuatro aspas, pero en algunos lugares hubo también molinos de seis aspas.

Leer más
El molino de Sutlepa

Curiosidades

  • En el rodaje del molino de Sutlepa grabaron nombres y año "1748" en su interior de madera, muescado figuran veleros y un laberinto mágico.
  • Los molinos estaban en campo abierto al influjo de los vientos, mejor si sobre una elevación. Las elevaciones de los molinos en las islas a menudo eran los lugares de reunión de la juventud aldeana.