Estonia occidental

La costa de Läänemaa es baja, con muchos golfos, islas e islotes. La tierra se eleva lentamente hacia el interior del país. Estas tierras no fueron bendecidas con superficie fértil -sobre la piedra caliza el suelo es delgado-; arboledas dispersas y campos de enebros cubren amplios territorios.

En el tránsito de los siglos XIX-XX Estonia occidental se atrasó en su desarrollo económico, especialmente Läänemaa, respecto a las regiones de Estonia central y del sur -tardose en la aplicación de renta monetaria-, y se tuvo escasos éxitos en la compra de fincas para propiedad. La pobreza también se reflejaba en las construcciones y en la vida cotidiana del campesinado. Todavía hasta principios del siglo XX frecuentemente se encontraba viviendas sin chimenea.

En el Museo al Aire Libre se puede contemplar la finca Sassi-Jaani de la parroquia de Kullamaa de la época perteneciente a la servidumbre. Esta es una finca de estudio para investigar los modos de construcción de nuestras edificaciones rurales; se toma contacto con utencilios cotidianos así como con la agricultura y ganadería de aquel entonces. Al otro lado de la carretera aldeana queda la finca-arrendada Köstriaseme, de la parroquia de Hageri, que se remonta a fines del siglo XlX y, el patio de la choza Nuki de la parroquia Lääne-Nigula, que data del tránsito de los siglos XlX-XX. Al fin del camino real del Museo se yergue soberbio el molino de viento Nätsi de la parroquia Mihkli.