Finca Sepa

Finca del artesano entre los siglos XlX y XX

La finca Sepa (del Herrero) originaria de la parroquia de Rõuge nos ilustra acerca de la economía doméstica de un herrero de Estonia del Sur. Los edificios fueron transportados al Museo entre 1987-1997, y en 1999 la finca fue abierta a los visitantes.

La pequeña propiedad agraria de la región de Võru poseía más o menos 10 hectáreas de tierras de mediana calidad. El trabajo de herrería daba el ingreso principal.

La artesanía rural evolucionó aceleradamente gracias a los cambios en la economía de Estonia durante la segunda mitad del siglo XlX. También para el antiquísimo oficio de herrero rural ascendió la cuantía de pedidos debido a que en las propiedades agrarias se empezó a utilizar mejores herramientas de metal así como maquinaria para las labores del campo. Por ello, los dueños de fincas de la aldea Palometsa interesados en el trabajo de buen herrero ayudaron a instalar la Finca Sepa proporcionándole troncos para la construcción de sus edificios.

Leer más
1 – vivienda-corral, 2 – sauna, 3 – herrería, 4 – pozo

Curiosidades

  • Frecuentemente los artesanos provenían de las pequeñas fincas o de los pueblos sin tierra. El herrero Peep Harak posiblemente fuera hijo menor de la finca Iisaku (Finca de Isaac) de Palometsa.
  • También, Jaan Harak, hijo de Peep Harak, fue maestro artesano. Conocía labores de herrero y de fabricante de hornos; construía, confeccionaba ternos cuando era necesario, y, además, fue médico de aldea.
  • Anteriormente al ir donde el herrero era preciso llevar consigo su propio fierro y carbón, y pagar en especie por el trabajo. En el siglo XX empezó a pagarse al herrero con dinero.