Estonia del Sur

Estonia del Sur, la antigua Livonia, es región de maravillosa y variada naturaleza.

La región de Viljandi, con sus altozanos y muchas y fecundas tierras de cultivo estuvo densamente poblada. Fue uno de los lugares más prósperos de Estonia donde los campesinos, que cimentaron su fortuna con el cultivo del lino, fueron los primeros en adquirir sus propias fincas empezando desde 1860 a construir sus casas solariegas separadas de las trillas. Inclusive, algunos de ellos adquirieron antiguas haciendas de caballeros cruzados.

La histórica Valgamaa, bella región de lagos, bosques y amplios y ondulados campos se hallaba situada en su mayor parte en el territorio actual de Letonia, donde había poblaciones mixtas de estonios y letones. En 1920 en el lado de Estonia se creó la región de Valga, quedando solamente de la antigua división la ciudad con sus contiguos alrededores. A ésta le agregaron la región de Tartu, de Viljandi y partes de Valga aledañas a Võru. En las fronteras de la nueva región también queda el ondulante panorama de Otepää.

La región de Võru atrae por la bellaza de su naturaleza y de sus colinas o montañas nuestras -la altura de Haanja es la más alta prominencia tanto en Estonia como en los países bálticos-. Por lo mismo, semejante paisaje hizo del terreno tierra poco fecunda y difícil para las labores de labranza; estas condiciones a menudo obligaban a los campesinos a realizar trabajos adicionales, sobre todo de manualidades. Así, nos referimos a los sombrereros, a los ruequeros, a los mestros fabricantes de pipas y de instrumentos musicales de Haanja.

En el Museo al Aire Libre actualmente se hallan dos fincas de la región de Võru -en el último cuarto del siglo XlX la finca adquirida Ala Rusi, de la parroquia Karula, después región de Valga-, nuestra única finca monumento y, al mismo tiempo, la finca Sepa (del Herrero) de un artesano de la parroquia de Rõuge. En la vecindad de Rusi también se halla la pequeña casa-trilla Ritsu, de la parroquia Paistu de Mulgimaa.