Finca Aarte

Desde fines del siglo XlX

La finca Aarte representa una finca pequeña de pescador de la costa norte en la segunda mitad del siglo XlX. Los edificios de la finca Aarte provienen de la aldea Virve de la parroquia de Kuusalu de la península de Juminda de la región de Harju. En 1982 inauguraron la finca para los visitantes.
La familia del pescador poseía 3-4 ha. de tierra donde cultivaban papas y verduras. Con las fincas del interior del país cambiaban pescado por granos para pan. Percibían de la pesca su ingreso principal, y dinero adicional trabajando en los barcos y en las construcciones. Por cientos de años los pescadores de las aldeas a orillas del Golfo de Finlandia se relacionaron frecuentemente con los finlandeses, lo que explica el porqué su lengua y su cultura poseen muchos rasgos fineses.
El nivel de vida de los pescadores mejoró en los años de 1870 cuando se activó el comercio de cabotaje, por lo general para el transporte de papas a San Petersburgo y a Finlandia.

Leer más
1 – vivienda, 2 – granero, 3 – corral, 4 – depósito de rede Eisma, 5 –depósito de rede Vergi, 6 – horno

Curiosidades

  • En el cuarto, ante la estufa, bajo el techo se secaban panes delgados con hueco en el centro que se conocían como soome leivad (panes finlandeses). Se panificaban 3-4 semanas antes de la larga travesía marítima, y se secaban, ello porque los panes de centeno comunes se enmohecían. Antes de comérselos había que sumergirlos en algún líquido para ablandarlos y evitar romperse los dientes. Los cimientos de las habitaciones estaban rodeadas de una valla defensiva de troncos rellenos con arena o tierra a modo de protección. Esta valla guardaba calor y obstaculizaba que las brisas frías del mar se filtrasen por el entresuelo. Para verano en ocasiones las retiraban para que se secase el edificio.
  • Hasta la Primera Guerra Mundial, los habitantes costeros adquirían de Finlandia gran parte de sus artículos de primera necesidad. De allá se traía impermeables para uso de pescadores, gorros para marineros, zapatillas finlandesas, telas a cuadros, ollas de cobre para café, mecedoras y sillas deslizadoras finlandesas, pero también café y, como exquisitez, tohukala (pescado secado entre corteza de abedul).
  • Ya a fines del siglo XlX los costeños adquieron la costumbre finlandesa de tomar café de granos naturales, costumbre que en ciertos lugares de Estonia recién se difundió en los años de 1920-1930, -la mayoría, a modo de café, seguía tostando cereales -viljakohvi- en la estufa.