Recetas

Para acompañar al café de la escuela del convento

½ libra de mantequilla (225 gr)
1 libra de azúcar (450 gr)
6 huevos
1 libra de harina (450 gr)
1 cucharadita de bicarbonato sódico
3 cucharadas de cacao
1 taza de leche
corteza de limón

 

Frotar la mantequilla hasta conseguir una espuma, añadir azúcar y una por una 6 yemas de huevo revolviendo la masa continuamente. Remover durante ½ – ¾ horas. Seguidamente verter una tacita de leche con una cucharadita de bicarbonato sódico, añadir harina y un poco de corteza de limón y al final las claras de huevo batidas. Dividir la masa en dos partes y mezclar el cacao en una de ellas. Ahora poner en un molde desmontable engrasado las masas blanca y marrón en capas y hornear el bizcocho a baja temperatura durante ¾ – 1 hora.

Revista “Taluperenaine“ de los años 1930

 

Rollitos de cerdo

1,2 kg de carne de cerdo (lomo o jamón)
Un plato de col agria guisada
Sal
Pimienta
2-3 cucharadas de manteca de cerdo
1 cucharada de nata agria
1 cucharada de harina

 

Raspar la carne hasta que esté limpia, cortarla en rodajas y ablandar con un mazo de carne; echar un poco de sal y pimienta y añadir 1 cucharada de col previamente guisada o fermentada; envolver con cuidado y atar con hilo de lino limpio a la ancho y a lo largo para que el relleno no salga. Sofreír en una sartén con grasa y colocar en una olla o cazuela, verter el jugo de la sartén, añadir un poco de sal. Guisar a fuego lento bajo una tapa hasta que la carne esté blanda, añadiendo de vez en cuando agua hirviendo para haber suficiente jugo. Después sacar los rollitos, quitar el hilo con mucho cuidado; añadir harina mezclada con nata agria al jugo, dejar cocer durante un rato, filtrar por un colador y servir a la mesa en una salsera. Colocar los rollitos en un plato de servir, rodeados de patatas doradas.

Revista “Taluperenaine“ del mes de febrero de 1935

 

Crepes de guisante

1 ½ vasos de guisantes grises
3 vasos de leche
1 vaso de suero de leche o leche agria
8 cucharadas de harina
un poco de sal
1 cucharada de azúcar
2 cucharadas de mantequilla
2 huevos

 

Cocer los guisantes en poca agua hasta que estén blandos, escurrirlos y triturarlos en una picadora de carne. Frotar el azúcar y los huevos hasta conseguir una espuma, mezclar con la leche, los guisantes, la harina, la mantequilla derretida y un poco de sal. Freír unos crepes pequeños en mantequilla y comer con mantequilla derretida o mermelada de frutas

Revista “Taluperenaine“ de los años 1930

 

Pasha

2 kg de cuajada
5 huevos
2 vasos de nata espesa (nata para montar)
300-400 g de mantequilla fresca
3-4 vasos de azúcar (según propio gusto)
un poco de sal
1 vaina de vainilla o un poco de vainillina
si se desea, pasas o pasas de Corinto, frutos de cica y avellanas picadas.

 

Escurrir la cuajada para que salga el líquido de leche, presionarla a través de un colador y colocarla en un recipiente de aluminio o cubierto de esmalte; frotar los huevos con el azúcar, derretir la mantequilla y mezclar con la cuajada; verter la nata, añadir los condimentos, y si se desea, también pasas o pasas de Corinto, frutos de cica y avellanas picadas, y calentar revolviendo hasta casi llegar a hervir (¡no se debe cocer!).

Enfriar la masa y colocar en un molde de pasha cubierto de tela de lino mojada en agua fría o en ausencia de ello en una maceta nueva empapada en agua fría donde se ha colocado una tela fina. Cubrir el molde con un leve peso. El día siguiente sacar la pasha de su molde, si se desea, decorar con crema de mantequilla, trozos de naranja, mermelada y gofres. La pasha se come de postre acompañada de una bebida fría, café o té.

Revista “Taluperenaine“ de los años 1930

 

Panecillos de jengibre del deán

Masa de panecillos de jengibre
2 vasos de azúcar
1 vaso de jarabe
1 vaso de mantequilla derretida
1 vaso de nata agria
2 cucharaditas de bicarbonato sódico
50 g de avellanas troceadas
Harina de trigo

Jarabe
6 cucharadas de azúcar
¾ l de agua hirviendo
3 ½ vasos de azúcar
2 cucharaditas de canela molida
2 cucharaditas de cardamomo molido
2 cucharaditas de jengibre

 

En primer lugar, preparar el jarabe: dorar 6 cucharadas de azúcar en una sartén caliente hasta que se ve el humo. A continuación, añadir poco a poco el agua hirviendo, removiendo la mezcla con una cuchara de madera, luego los restantes 3 ½ vasos de azúcar y los condimentos. Hervir el jarabe una vez más y enfriarlo. Añadir al jarabe enfriado los huevos batidos, mantequilla derretida, azúcar, avellanas troceadas, nata agria mezclada con bicarbonato sódico, y finalmente, amasar la masa con harina. Cortar de la masa estirada con rodillo unos panecillos con moldes pequeños. Untar con huevo, esparcir avellanas troceadas y hornear.

Revista “Taluperenaine“ de los años 1930

 

Salchichas de grano

250 g de granos
600 g de caldo de carne (se puede preparar con huesos o utilizar cubitos de caldo)
300 g de panceta o carne con manteca
1 cebolla
50 g de mantequilla
Para condimentar sal, pimienta y mejorana
1 m de vísceras de cordero o cerdo

 

Poner el grano lavado a cocer con el caldo, añadir manteca y cebolla troceadas y fritas. Cocer los granos a fuego lento hasta que estén medio blandos. Condimentar los cereales calientes y a continuación, dejarlos a enfriar. Para llenar la salchicha utilizar un embudo, llenar las vísceras con los cereales dejando espacio suficiente para que los granos puedan inflarse. A la longitud deseada atar los finales de la salchicha con cuerda, se puede hacer salchichas cortas o un anillo. Cocer las salchichas a fuego lento durante unos 15-20 minutos. Hornear hasta que estén crujientes. Es mejor servirlas con una mermelada agria.

Un consejo: antes de meter la salchicha en el horno pinchar un par de agujeros diminutos en ella, así la salchicha no se romperá en el horno.

Ülle, cocinera de la taberna de Kolu